domingo, 27 de septiembre de 2015

Entre las sábanas

Cada dos horas una vuelta,
entre las sábanas un sueño,
abría los ojos y no estabas,
sola atrapada en un recuerdo
te imaginaba a mi lado durmiendo,
mientras las balas se perdían
en el alma de una brújula
huyendo con el viento.

Me guardaba con el frío
la esperanza de tus labios.
Nada me importaba más
que el tacto de tus manos
acariciando mis mejillas
heladas por diciembre,
esperando a que llegases
o que volviese el verano
pero contigo, que sin ti
no entiendo la vida.

Llévame a tu sonrisa,
quiero escribir sobre ella
y esas tantísimas formas
con las que me hace feliz.
La felicidad todo lo cura
cerrando un trillón de heridas
por eso vuelvo pidiendo
que no te separes de mí.

Déjame quedarme,
atarme a tu locura,
escribirte versos y besos
con la tinta de mi boca
o el silencio entre mis dudas,
sino ya buscaré más tarde
una respuesta en tu cintura,
pero ahora ven y hazme
sentir los poemas de Neruda.

1 comentario:

  1. Vengo de la anterior de entrada porque me ha gustado tu anterior relato, pero he leído esta poesía y también me ha gustado, en serio, escribe un libro, seguro que tiene mucho éxito:)
    Un beso!

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esta entrada? ¡Eres libre de dar tu opinión! ¡Los comentarios siempre ayudan a mejorar y a seguir adelante. Se agradecen mucho :) ¡Un saludo! ^o^/*