miércoles, 9 de septiembre de 2015

Ella #1

Ella no buscaba un cuerpo bonito. Era una chica inteligente y no os miento si os digo que también la mujer más preciosa que había visto en toda mi vida. Nos conocíamos de lejos, pero lo hacíamos demasiado. Sabía hasta el mínimo detalle de sus pensamientos y de su historia. Siempre me llamó la atención desde el primer día en que la vi. Coincidimos en clase de escritura, bueno, más bien es un taller en el que se puede apuntar cualquiera, aunque tampoco son muchos los que lo desean, entre las optativas la gente suele elegir deportes como el fútbol o el baloncesto, pero realmente...eso no es lo que importa ahora. Sigamos con aquella chica.

La verdad es que… nunca pensé que podría llegar a ser tan rara, aunque supongo que tampoco somos tan diferentes; al fin y al cabo fui yo la que me arriesgué al entrar en el juego de sus cartas. La primera fue bastante extraña, no me pareció algo que podría gustarle que los demás leyesen, incluso pensé en devolvérsela, pero quizás si sabía que yo conocía aquello se alejaría de mí. Allí los demás solía escapar lo suficientemente rápido para que siempre me quedase con el aula vacía, sin embargo cuando leía todo lo que pasaba por su cabeza aquello parecía otro lugar diferente.

Su mente quería encontrar aquel universo que le diese la vuelta a todos sus planetas y luego poder ver cada una de las desordenadas estrellas en sus ojos y aun así, amarlas y recordarlas como el caos más perfecto que ha entrado en su vida. Amaba sus metáforas...Siempre, siempre, dejaba una carta al sonar el timbre. En clase no podía parar de mirarla e imaginar todo aquello que escribía, como se sentiría, si estaría feliz o más bien triste. En algunas clases nos hacían leer en voz alta algunos relatos que nos mandaban escribir sobre distintos temas. Los suyos nunca me parecieron sacados de dentro. Los escuchaba y notaba en cada palabra algo parecido a cuando finges una sonrisa pero en el corazón te están desgarrando las emociones. Sus cartas eran diferentes; bonitas, con una letra preciosa y sobretodo, basadas en realidades. Ahí es cuando descubrí todos sus miedos, todo lo que callaba en folios que yo solía esperar cada viernes al acabar la clase. Poco a poco me enamoraba de sus labios en silencio y de sus versos que gritaban. Era como el universo ansiado de querer que alguien le escuche. Le ame. Que alguien sepa que es tan infinita como efímera. Deseaba hacer más que leerla. Realmente, el miedo siempre buscaba una excusa para no dejar aquella carta que le escribí. No podía dejar de pensar en lo injusto que era saber tanto de ella y ella no supiese ni mi nombre. Bueno, quizás sí lo hacía, tal vez lo sabía todo...sabía que era yo quien hacía desaparecer sus cartas, pero igualmente, yo no podía quedarme así. Quería verla, descubrir el significado de cada una de sus sonrisas y adorar esa voz que se escondía en los rincones de eso que piensas pero no dices. Me enamoré tanto de sus páginas que hasta los nervios me atrapaban cuando la veía llegar, sentarse e incluso encontrármela por cualquier lugar. Suena bastante estúpido, aunque desease que no fuese así. La verdad es que me costó semanas encontrar la manera de hacerlo, pero al fin y al cabo algún día tenía que suceder. Nunca tuve tantos nervios y ni siquiera le iba a contar todo lo que sentía por ella. Aquella tarde era la definitiva y nada iba a pararme. Es difícil de recordar sin que me tiemblen las manos al escribir todo esto, porque me acuerdo como si estuviese de nuevo allí, pensando en todo lo que pasaría. La clase había comenzado como otra cualquiera. El Sr. Campuzano recogió algunos de nuestros trabajos y hizo que algunos alumnos los presentaran. Media hora después empezamos a hablar sobre los poetas que conocíamos. Yo la conocía a ella...a Loreto Sesma, Elvira Sastre y jamás se me ocurrieron tantos poemas que dedicarle a una sola persona en tan poco tiempo. Ella siempre se sentaba sola, bueno, yo también porque no me apetecía compartir mi inspiración con nadie, yo era así, pero ella supongo que no sería por esa razón. Luego decidí que era el momento, no podía esperar más...Respiré despacio y cogí todo lo que quería contarle desde que empecé a descubrir aquello que quería decir más allá de sus misterios. La clase estaba callada, todos escribían un nuevo relato para la semana que viene, aunque otros pasaban de todo. Me levanté y pasé por el lado en que la mesa estaba vacía y dejé aquel folio que nunca pensé que llegaría a entregar. Seguí caminando y le pedí permiso al profesor para ir al cuarto de baño. No iría, bueno, tal vez sí para mojarme un poco la cara y relajarme pese a que todo aquello fue una excusa improvisada. Cuando salí, pensé que nunca me habría quitado aquel peso de encima que tanto había cargado por mi terrible indecisión, pero me sentí bien. Aquello fue hacer lo correcto o eso pensaba mi cabeza cada noche antes de dormir. Cuando volví me miró de una forma que tan solo supe interpretar como un “Nunca pensé que serías tú". No sonrío, solo se dedicó a hacerme cmplice de su vida con sus ojos. Se hicieron las 16:00, era la hora de marcharse a casa, pero antes unas nuevas palabras que no podía esperar a leer volverían a llegar a mis manos. Salí de clase y ya no estaba por el pasillo. Guardé aquello en el bolsillo de mi vaquero y me marché. Tenía ganas de entrar de nuevo en su mundo. Siempre era un placer conocer un poco más de ella.

5 comentarios:

  1. Me ha encantado, escribes realmente bien... De corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, de verdad. Es genial hacer lo que amas y que también le guste a los demás. Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola!
    Ojalá alguien escribiera así para mi.
    Un besito. No conocia tu blog. Me quedo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey, nunca se sabe jajaja. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  3. no soy muy de leer este tipo de entradas pero escribes increíble, tambien leí otra entrada sobre cuando estabas en un concierto... si es tu entrada verdad? xD el caso es que me gustó bastante.

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esta entrada? ¡Eres libre de dar tu opinión! ¡Los comentarios siempre ayudan a mejorar y a seguir adelante. Se agradecen mucho :) ¡Un saludo! ^o^/*