sábado, 25 de julio de 2015

Madrugada del 25 de julio


Escuchábamos Talco rodeados de almas llenas de rock. Bailamos hasta no muy tarde pero fue una gran noche. Se nota cuando alguien de verdad siente la música, porque ahora mismo aún mis pies sufren de los miles de botes que acompañaron aquellos gritos junto a la melodía de las guitarras eléctricas.

¿Es así como una se vuelve adicta a la adrenalina? Porque volvería a repetir una y otra vez. La música nos hace más humanos, lo sabía y ahora lo he comprobado no solo en mí.
Si tuviera que vivir por propias razones, elegiría dos que se envuelven en una.
El amor 

 por la música.







1 comentario:

  1. ¡Holaa!
    Me encanta lo que has escrito porque lo comprendo perfectamente *-* Son momentos que no cambiaría por nada del mundo.
    Además pronto veré a Talco por primera vez (me encanta por cierto <3) y estoy muy emocionada^^
    ¡Un besiito!
    A.

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esta entrada? ¡Eres libre de dar tu opinión! ¡Los comentarios siempre ayudan a mejorar y a seguir adelante. Se agradecen mucho :) ¡Un saludo! ^o^/*