lunes, 9 de marzo de 2015

Castillo de arena

El miedo siempre está en mi por si puedo perder. Porque me asusta el pasado y no quiero un futuro igual, porque teniendo un corazón nuevo sin pintar, el destino me quiere asustar. Son muchas ya las veces en que me siento un fantasma metido en una insegura capa de sentimientos en la que me comparo con los demás, porque es cierto, soy un grano de arena en una playa desierta a la que nadie va. Todo el mundo se fija en el paisaje y no en que tenga un buen mar y ahora no quiero ver marchar a los delfines que me enseñaron lo que es el amor de verdad, que quizás no quieran irse jamás, pero la vida me ha hecho inferior, llena de debilidad...Una chica fácil de ver llorar. El mundo da mil vueltas pero yo no quiero cambiar, no quiero moverme, poco a poco voy haciéndome más fuerte, pero necesito que nadie desequilibre mi eje de felicidad, porque sigo buscando la manera de encontrar otro camino para sonreír, pero siempre son sus ojos al reírse, sus adorables abrazos cuando estoy mal y sus correcciones insoportables que al fin y al cabo no quiero escuchar en nadie más, porque daría mi vida por salvar a quienes me comprendieron cuando deseaba desaparecer, porque rompieron el castillo de arena que alguien dejó en soledad, dejando las mazmorras vacías, tan vacías como mi alma en aquel día en que le vi alejarse al atardecer olvidándome en oscuridad.

2 comentarios:

  1. Hola!
    conocí tu blog a través de la iniciativa: ¡seamos seguidores! Yo ya te estoy siguiendo y me gustaría que también me sigas. Mi blog es porlosbigotesdeshakespeare.blogspot.com.ar
    Saludos y nos estamos leyendo :D

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esta entrada? ¡Eres libre de dar tu opinión! ¡Los comentarios siempre ayudan a mejorar y a seguir adelante. Se agradecen mucho :) ¡Un saludo! ^o^/*