lunes, 11 de mayo de 2015

Víctima de un mago

Las estrellas se reflejaban en sus ojos aquella noche. Llevaba un precioso vestido rojo, era el centro de las miradas a cada paso. Los celos invadían mi cabeza y es que tan solo quería ser yo el motivo de su sonrisa sincera. Paseábamos bajo la luna por la playa; era un paseo de amigos, sí, solo eso...Al recordarlo mi corazón temblaba y deseaba rozar nuestras manos al romperse la última ola en el camino. Hablábamos y a veces reíamos, otras mi voz se quebraba y el silencio envolvía nuestras mejillas llenas de rubor. Caminábamos dejando nuestras huellas en la arena, marcando un tierno y doloroso recuerdo de un amor oculto en una amistad. Nunca antes había sabido lo que era estar enamorado de una persona, jamás pensé que se podían sentir mariposas en el estómago, pero ¿Como habían llegado hasta ahí? Era magia, una magia que ella y nadie más podía hacerme sentir. Me preguntaba qué pasaría después de todo aquel cosquilleo, pero aquello era un misterio mientras permaneciese a su lado. Era tarde y cada vez el viento era más frío…hora de volver a casa. Aquello me apenaba, quería quedarme un ratito más o quizás toda la noche, en su cama, durmiendo abrazado a su espalda, pero eso no sucedería aunque varias noches seguidas despierto lo hubiera soñado. Ya no quiero seguir siendo víctima de un mago, porque amar duele cuando no es correspondido y lo he intentado tantas veces que solo me queda darme por vencido. 

1 comentario:

  1. La última frase es... *----*
    Un besazo y espero verte por mi blog.
    http://entreinterioresoscuros.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

¿Qué piensas de esta entrada? ¡Eres libre de dar tu opinión! ¡Los comentarios siempre ayudan a mejorar y a seguir adelante. Se agradecen mucho :) ¡Un saludo! ^o^/*