jueves, 8 de enero de 2015

La melodía del recuerdo

Estaba solo en el lugar donde nuestras manos se juntaban. Normalmente allí era donde me enredaba en tu mirada. La melodía de aquel viejo piano me hizo suspirar. Otro día más y tú no estabas. El cálido viento chocaba mi rostro. Mis dedos se deslizaban por aquellas notas que te extrañaban. El sol brillaba aquella tarde de verano. Los columpios donde empezamos una historia se movían. Podía sentirte cerca. El último pentagrama llegaba y una lágrima caía por mi mejilla. Necesitaba verte, sentada a mi lado de nuevo, observando cada nube flotando en el cielo, susurrándote al oído un suave "Te quiero". Aquel recuerdo llenó mi alma de tristeza. Apoyé la cabeza sobre las teclas, expresando la angustia que quedó en mi escondido corazón por tu ausencia. Un leve dolor en el pecho se apoderó de mí por ser un luchador débil que había perdido su armadura. Los pájaros se alejaban. La soledad me desesperaba. Deseaba poder volar para mirarte, notar tus caricias y saber que todo iba a estar bien. Jugar con las estrellas y balancearnos en la luna hasta el fin de quedarnos dormidos. Soñar a tu lado y despertar cada amanecer contigo, pero todo aquello eran simples ilusiones que al fin al cabo, imaginando acabarían siendo un castigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas de esta entrada? ¡Eres libre de dar tu opinión! ¡Los comentarios siempre ayudan a mejorar y a seguir adelante. Se agradecen mucho :) ¡Un saludo! ^o^/*